sábado, 11 de mayo de 2013

Se podría decir que llevaba años sin ver a Pablo, pero eso seria mentir. En realidad lo veia todos los días excepto alguno u otro.
Llegó un día de primavera, el primero a ser exactos.
Se acabó, no podía seguir así. Necesitaba saber de Pablo necesitaba oír su voz.
Estaba tan metida en mis pensamientos que no eché cuenta a lo que venia delante y me choqué contra un chico.
La verdad es que era un chico bastante mono, pelo oscuro y ojos azules.
Se me quedó mirando y soltó:
-P..perdona. Es que soy nuevo aquí.. y llega...llegaba tarde a clase y lo siento mucho enserio.
Esto empezaba como las típicas películas americanas en las que dos estudiantes chocaban entre si en los pasillos y todo acababa como una historia de amor. Lo que yo no sabía es lo que me vendría después.
-No pasa nada, no te preocupes. Culpa mía -Esta era mi ocasión para hacer un nuevo ''amigo'' por llamarlo así- ¿Te apetece venir conmigo y te enseño todo el instituto?
-Vale, encantado soy Angel
Le agarré la mano y añadí, Lili, me llamo Lili.

No hay comentarios:

Publicar un comentario